Se desarrolla en el marco de una conversación entre el coach (entrenador certificado) y el coachee (quien recibe el entrenamiento).

Esta conversación se realiza a través de preguntas poderosas que llevan al coachee a encontrar en sí mismo creencias limitantes o espacios nuevos de aprendizaje. Estas conversaciones aperturan nuevas posibilidades que hasta el momento no han sido exploradas por el coach, al realizar un espacio de conciencia llevan a la persona
a hacerse cargo y asumir la responsabilidad del cambio, al igual que llevan a la persona a recuperar su propio potencial y desarrollan el poder individual del ser.